Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
Llámanos y pídenos
presupuesto sin compromiso
93 818 37 29
o escríbenos
  • "Mi ex no me deja ver a mi hijo"

29 AGO 2016
En separaciones o divorcios que no son de mutuo acuerdo, lamentablemente a menudo se suma un problema más: uno de los cónyuges no deja que el otro vea al hijo común. Los  pasos a seguir dependerán de si hay o no sentencia firme de divorcio o, en caso de no estar casados, de guarda y custodia.
 
  • Con sentencia de divorcio o guarda y custodia: El juez ya ha disuelto, si lo había, el vínculo matrimonial y ha dictado unas medidas entre las que se ha incluido la guarda y custodia de los hijos y el régimen de visitas. Si hay establecido un régimen de visitas y una de las partes no permite cumplirlo se puede: 
    • Acudir inmediatamente a una comisaría de policía con la sentencia de guarda y custodia. La policía contactará con el/la infractor/a para advertirle de las consecuencias que acarrea no cumplir la Ley e intentar que desista en el intento de dificultar las visitas de una de las partes.
    • Interponer una demanda en el juzgado si ha incumplido varias veces las medidas estipuladas por el juez y solicitar que, a partir de ese momento, la entrega y la recogida del menor o menores se produzca en un Punto de Encuentro Familiar. Los Puntos de Encuentro Familiares han sido creados como centros neutrales y seguros para ayudar a favorecer las relaciones de los menores con sus padres, facilitando así que se cumpla el régimen de visitas establecido. En caso de incumplir el régimen de visitas, el progenitor que no cumpla con lo establecido por el juzgado se enfrenta a: multas, cambio o pérdida de custodia del menor o menores, apertura de un expediente penal por la comisión de un delito de desobediencia judicial.

  • Sin sentencia de divorcio o guarda y custodia: Si no se ha hecho ya, hay que interponer de inmediato la demanda de divorcio o de guarda y custodia y solicitar unas medidas provisionales que establezcan los derechos y obligaciones de los progenitores mientras no se resuelve el proceso, algo que a veces se alarga demasiado en el tiempo. Las medidas provisionales, por el contrario, suelen dictarse rápido para proteger los derechos del menor. Desgraciadamente, si una de las dos partes, sin existencia de medidas provisionales de por medio, decide privar al otro progenitor/a de las visitas al menor o menores, poco se puede hacer. Afortunadamente, esto tiende a resolverse rápido en el tiempo.
abogados matrimonialistas barcelona

Contacto